Transmisión o reembolsos

Los rendimientos positivos derivados del reembolso o transmisión de un fondo de inversión tienen la consideración de ganancia patrimonial.

Cuando existan valores homogéneos se considerará que los transmitidos o reembolsados son aquellos que adquirió en primer lugar (criterio FIFO).

Existen coeficientes reductores por las plusvalías generadas por la transmisión de participaciones adquiridas antes de 1994, se respeta la aplicación de los coeficientes reductores sobre la parte de la plusvalía total generada antes del 20 de enero de 2006 y se suprime la aplicación sobre la parte de plusvalía generada a partir de la citada fecha.

La nueva Ley del IRPF aprobada el 27 de Noviembre mantiene los coeficientes reductores, si bien se establece una cuantía máxima del valor de transmisión de 400.000 euros por contribuyente para su aplicación teniendo en cuenta todos los elementos patrimoniales transmitidos por el contribuyente desde el 01/01/2015 a los cuales ha resultado de aplicación los coeficientes.

El  cliente debe comunicar a la gestora/comercializador por escrito o por cualquier otro medio de cuya recepción quede constancia, el valor de transmisión de los elementos patrimoniales a los que les ha resultado de aplicación los coeficientes desde el 01/01/2015

  • Personas físicas residentes:

Las plusvalías generadas por el reembolso de fondos de inversión son objeto de retención al 20%.

Las ganancias y pérdidas patrimoniales derivadas de la trasmisión de elementos patrimoniales generadas en cualquier plazo se integran en la Base Imponible del Ahorro.

La Base Imponible del Ahorro tributa al 20% los primeros 6.000€, al 22% si los rendimientos oscilan entre 6.000,01 € y 50.000 € y 24% para rendimientos a partir de 50.000,01 €.

Las pérdidas patrimoniales generadas a partir del 1 de enero de 2015, se podrán compensar con las ganancias patrimoniales  obtenidas por la transmisión de elementos patrimoniales en el mismo periodo impositivo.

Si el resultado de la integración y compensación arrojase saldo negativo, su importe se podrá compensar con los rendimientos de capital  mobiliario positivo. No obstante, esta posibilidad de compensación tiene  los siguientes límites: 10% (2015), 15% (2016), 20% (2017) y 25%  de los rendimientos de capital mobiliario positivo a partir del 2018.

Si tras dicha compensación quedase saldo negativo, su importe se compensará en los 4 años siguientes en el mismo orden establecido en el párrafo anterior.

Por último, se establece un régimen transitorio para la integración y compensación de las ganancias y pérdidas patrimoniales de ejercicios anteriores.

  • Personas jurídicas residentes: Retención del 20% e integración en la Base Imponible tributando al tipo de gravamen establecido en la Ley del Impuesto en función del contribuyente. El tipo general es de un 28%.
  • No residentes (personas físicas y jurídicas): Se practicará una retención del 20%, salvo que quede plenamente acreditado que el cliente reside en la UE o en países que tengan suscrito Convenio con España para evitar la Doble Imposición con cláusula de intercambio de información.

Impuesto de Patrimonio (De aplicación según las especificaciones de cada Comunidad Autónoma)

Para los sujetos pasivos por obligación personal en el Impuesto de Patrimonio, el pago del Impuesto de Patrimonio e IRPF no puede ser superior al 60% de las Bases Imponibles del IRPF.


© Copyright Banco Santander, S.A. Todos los derechos reservados.